Menu

logo nano

Imprimir

El mercado de los Grupo Móviles en 2016

Escrito por Fueyo Editores en . Publicado en : Maquinaria / Áridos

Grupos MóvilesEl sector de los grupos móviles no termina de despegar en lo que a ventas de maquinaria nueva se refiere, como ha ocurrido con otras líneas de maquinaria del sector de las obras públicas y la construcción. Con sólo seis unidades nuevas más vendida en 2016 que en 2015, sigue siendo un mercado en el que las unidades de segunda mano son las que, de momento, más presencia tienen en las operaciones que se dan en España.

Información de Fueyo Editores

Desde el año 2002 que comenzó la recopilación de datos de la comercialización de grupos móviles, las ventas han estado siempre por encima de las trescientas unidades y, excepto el año 2005 en el que hubo una ligera caída, la tendencia ha sido siempre ascendente hasta un máximo de 417 unidades que salieron al mercado en el año 2007. A partir de ahí, la crisis mundial, y en particular la que estaba azotando a España, hizo mella igualmente en este sector y comenzó un declive que ha llevado hasta la casi desaparición de este mercado en 2013. En el año 2014 la economía comenzó a dar muestras de un cierto repunte que se fue afianzando según pasaban los meses, cerrando un año con un cambio de tendencia prácticamente en todos los sectores. En el sector de los grupos móviles no ha sido diferente y el sumatorio total del año viene ya dibujado por una línea ascendente a partir de un punto de inflexión en el año 2013. Sin embargo, este sector está evolucionando este año mucho mejor que el resto de líneas de maquinaria. Mientras que el sector de los equipos de producción ha crecido en 2016 un 12%, el de minis otro 12%, el de compactación un 1% y el de elevación un 18%, el de grupos móviles de trituración y clasificación ha sido de un 42,85%.

Informe Grupos Móviles 2016En el año 2007 salieron al mercado 417 unidades, para pasar en el 2008 a 199 equipos vendidos, lo que significa un cambio de tendencia y una caída del 52,27%. El año 2009 fue prácticamente igual de crítico, con una caída hasta las 94 unidades (47 de trituración y 47 de clasificación), lo que supone un descenso del 52,77%, un valor similar a la caída del 2008. En el 2010 se vuelve a marcar un mínimo desde que se comenzó con el intercambio de datos de grupos móviles. 54 unidades, 25 de trituración y 29 de clasificación, lo que supone otra caída del 42,55% respecto al año anterior. Los datos del año 2011 marcan otro mínimo con una tendencia descendente muy acusada. 35 unidades, 10 de trituración y 25 de clasificación son las ventas que indican otra caída del 35,18% con respecto al año 2010. El año 2012 se caracterizó por las pocas unidades vendidas y por el todavía mayor descenso en el porcentaje de las ventas. Fueron 11 unidades, todas de clasificación, lo que supone un descenso de un 68,57% con respecto al ejercicio 2011. Pero si bajo parecía el mercado en el 2012, el siguiente ejercicio, el 2013, marcó el mínimo. En 2013 se entregaron nuevas o de primer alquiler en el mercado sólo 6 unidades (1 de trituración y 5 de clasificación), lo que supuso otra caída y, en este ocasión, de más del 45%.

Si se hace un acumulado desde el año 2007, en el que se vendieron 417 unidades, el descenso es de más del 98,56%, encontrándose el mercado de las ventas en el 2013 en el 1,43% de lo que fue su momento más álgido.

Sin embargo, en 2014 la tendencia cambió. Se comercializaron 13 equipos (5 de trituración y 8 de clasificación), lo que son 7 más que en 2013 y 2 más que en 2012. Aunque no fue un despegue muy fuerte, esto supuso un incremento de más del 216%, lo que viene a confirmar el punto de inflexión. En 2015 mejoró el sector un 7,7%, lo que supuso un ligero incremento frente a otras familias de equipos que han incluso pasado el 90%. Por lo tanto, la tendencia fue positiva, pero en líneas generales se puede decir que un mercado muy plano con poco crecimiento. En 2016, el incremento ha sido de un 42,85%, es decir, de seis unidades con respecto al año 2015, un valor que continúa siendo ridículo en lo que a número de máquinas se refiere, aunque parece mejorar porcentualmente año tras año, aunque muy alejado todavía de los montantes que imperaban hasta el año 2007.

Comparativamente al mercado de movimiento de tierras, hasta el año 2009 la caída del sector de equipos móviles de trituración y clasificación era varios puntos menor que la del resto de los equipos. Sin embargo, con una caída de algo más del 45% en el año 2013, el mercado de grupos móviles se puso muy por encima al de movimiento de tierras, encontrándose dicho mercado entre un 4 y un 7% de lo que fue hace unos años, frente al 1,44% del de los grupos móviles. Sin embargo, en el 2014 el crecimiento del mercado de las unidades de trituración y clasificación se ha incrementado muy por encima del resto. Más de un 216% es un valor mucho más positivo que el incremento del 18% de incremento de los equipos de producción, el 66% de las minis, el 44% de los equipos de compactación y el 16% de los de elevación. En 2015, como se ha visto anteriormente, el 7,7% de los grupos móviles está muy debajo del 91%, 71%, 86% y 30% de los equipos de producción, minis, compactación y elevación, respectivamente. Y en 2016, el 42,85% de los grupos móviles está en una línea superior al 12% de los equipos de producción y minis, al 18% de los equipos de elevación, y muy por encima del 1% de los equipos de compactación.

Aunque en el año 2011, con un mercado consolidado de 35 unidades, se sabía que el sector de los grupos móviles no había tocado fondo, en ningún caso era esperable en 2012 otra caída de algo más del 68%. Con 11 unidades en el ejercicio 2012 no queda mucho mercado por caer y aunque todo indicaba que a finales de ese año el mercado era posible que cambiase, los peores vaticinios ocurrieron y en el año 2013 se marcó otro mínimo histórico con tan sólo 6 unidades. Se podría pensar que volver a un mercado por encima de las 200 unidades iba a llevar de 8 a 10 años desde el momento que se inicie la recuperación, pero visto los resultados del 2014, 2015 y 2016 es previsible que sea necesario mucho más tiempo. A diferencia de lo que ocurrió en el ejercicio 2010, en el que las ventas se repartieron de una forma equilibrada entre el primer y el segundo semestre, en el 2013 volvió a ser similar a los anteriores al 2010, destacando la venta de prácticamente todas las unidades móviles menos una en el primer semestre del año. En el 2014 las ventas principales, 8 unidades, tuvieron lugar en el primer semestre, mientras que en el segundo sólo se vendieron 5 equipos. Es decir, tienden a igualarse las ventas de ambos semestres, así como las ventas entre las unidades de trituración y clasificación. En 201, ocurrió al contrario. En el primer semestre se vendieron 5 equipos mientras que se incrementan las ventas hasta las 9 unidades en el segundo, lo cual se puede interpretar con una mejoría de mercado. Y en el ejercicio 2016 ocurre algo parecido al año anterior, aunque más extremo, con 6 unidades en el primer semestre y 14 más en el segundo.

EL MERCADO DE LOS GRUPOS MÓVILES

Intentar hablar de las tendencias de un mercado con pendiente negativa desde hace ya varios años, como la que tiene España, es complicado, pese a que haya habido un tercer ejercicio donde parece que el mercado se invierte después de siete años de descensos. La calidad de los diferentes equipos, el servicio de las casas comerciales o el vínculo con el comercial de una determinada empresa ha pasado a un segundo plano, siendo el precio de los equipos el factor que determina en la mayoría de los casos las ventas. Esto hace que aquellas empresas que tengan equipos en stock, capacidad financiera y puedan ofrecer un buen precio serán los que sin duda se llevarán las operaciones.

El alquiler ha sido en los últimos años una buena opción para los clientes, pues contaban con un equipo durante el tiempo de realización de la obra y lo devolvían sin tener que preocuparse de un inmovilizado hasta la siguiente obra. Para los importadores y fabricantes nacionales era una opción para hacer caja. A los meses se recibían devueltos los equipos, que se ponían a la venta como unidades de segunda mano o volvían a ser alquilados. Sin embargo, la situación actual de mercado, donde las obras que comienzan son mínimas, la opción del alquiler prácticamente ha desaparecido. Un alquiler rentable para una casa comercial tiene que ser de varios meses, y lo único que solicita actualmente el mercado son alquileres para cubrir pequeñas obras de entre 1 y 2 meses, e incluso ya por semanas.

El alquiler con opción a compra, una fórmula de venta muy utilizada hasta hace unos años, cuando las ventas estaban en torno a las trescientas unidades, prácticamente hoy se encuentra en su mínima expresión. Actualmente, esta opción ha desaparecido, aunque hasta no hace mucho varios de ellos se comercializan con esta fórmula, que era más bien un camino para alargar el pago de la máquina que una opción para conocer el equipo y ver si se ajustaba realmente a las necesidades de la obra.

En los tiempos de crisis o de ventas exiguas, como los actuales, la venta de unidades de segunda mano es lo que está funcionando relativamente bien. Las gangas encontradas en eventos, como las subastas de Ritchie Bros., permiten la salida al mercado de grupos seminuevos con precios inferiores al 50 y 60%. Hay muchos distribuidores que compran unidades de segunda mano fuera de España para venderlas en el mercado nacional. También es importante el movimiento de grupos móviles usados que se han vendido de España a otros países de Europa y Norte de África en estos últimos años, lo que incrementará la demanda en España en cuanto el mercado empiece a funcionar de nuevo.

El 2016, al igual que ocurrió en el 2015, 2014, 2013 y 2012, se ha caracterizado por ser un año donde prácticamente el movimiento de equipos móviles se ha centrado en la maquinaria de segunda mano, pese a que en este último ejercicio se han incrementado ligeramente las ventas. La comercialización de equipos usados ha subido impresionantemente en estos años de crisis, teniendo cabida en el mercado tanto las unidades seminuevas como los equipos con muchas horas y no en tan buen estado.

En cuanto a la naturaleza de los grupos móviles, en 2016 siguen dominando las unidades vendidas sobre cadenas. En esta ocasión, el 95% de los equipos comercializados han sido sobre cadenas, frente al 100% del 2015 y 2014, menos del 91% del 2013, algo más del 63% en el 2012 y el 65% del año 2011. Se trata de equipos de trituración y clasificación automarchantes, es decir, van montados sobre cadenas con traslación propia. Los equipos sobre patines y skids no tuvieron cabida en España en los ejercicios 2016, 2015 y 2014, frente al 9% del 2013, el 36% del 2012 y el 35% del año 2011, siendo equipos utilizados fundamentalmente en el sector del reciclaje y/o en labores en espacios reducidos o confinados.

Por último, se encuentran los equipos móviles sobre ruedas, que en esta ocasión se ha vendido una unidad, situación diferente a la ocurrida en los ejercicios 2015, 2014, 2013 y 2012, igual a la que se vendió en el 2011 y tres en el 2010.

En el estudio de los años anteriores se decía que en los últimos años se apreciaba en España, en lo que a la red de distribución se refiere, una atomización de las empresas comercializadoras. Hace unos años eran pocas las empresas que importaban y vendían los grupos móviles en España. Sin embargo, en los últimos años muchas empresas matrices querían que las ventas fueran realizadas por empresas zonales independientes. Es decir, les interesaban empresas de menor tamaño que abarcaran menos extensión de zona geográfica y que, por lo tanto, tuvieran más controlado el territorio que conocían. De esta forma, se interpretaba que se llegaba mucho mejor al cliente final y se perdían menos operaciones. En cualquier caso, esta opción, que hasta antes de la crisis era la más utilizada, se sigue resintiendo mucho con la situación económica actual, pues los pequeños distribuidores regionales o zonales son los que más han sufrido la crisis y la muy lenta recuperación, siendo muchos los que han tenido ya que cerrar sus puertas.

De hecho, las ventas de los equipos móviles en este 2016, como ocurrió también en 2015 y 2014) se han realizado por grandes empresas que cuentan con la distribución de sus correspondientes marcas para todo el territorio nacional.

Los grupos móviles sobre cadenas se comercializan en tres sectores fundamentalmente: el de las explotaciones mineras, el del reciclaje y el de los contratistas. Este año 2016 las veinte unidades que se han vendido han tenido un reparto muy desigual. Concretamente, han sido 4 en el sector de los contratistas, 9 en el de minería y 7 en el sector del reciclaje. El sector de las explotaciones mineras, donde se incluyen las canteras, graveras y las propias explotaciones, ha mejorado mucho con respecto al año anterior. Las canteras y graveras, con la caída del sector de la construcción, se encuentran muchas paradas, con una producción reducida en muchos casos al 20 y 30% o en una situación realmente difícil, cuando no se encuentran ya paradas y muchas ya incluso cerradas y desmanteladas. Sin embargo, el ligero repunte que han tenido desde el 2015 ha llevado a que algunas explotaciones mineras de áridos comenzaran a suministrar material del que tenían acopiado, para lo que ha sido necesario, en la mayoría de los casos, una retrituración y una clasificación del árido dispuesto en los acopios. Por lo tanto, sigue el crecimiento de los equipos móviles en las explotaciones, mientras que aquellas que ya contaban con unidades móviles han pedido más consumible por el incremento en la producción que han realizado en este ejercicio.

El sector del reciclaje en general, no sólo el de los residuos de construcción y demolición, aunque se encuentra en uno de sus momentos más difíciles, porcentualmente ha crecido de una forma interesante con respecto al año anterior. El ligero repunte de la construcción ha arrastrado al sector de las demoliciones y se han comercializado algunas unidades (nuevas, seminuevas y usadas), tanto para trabajos in situ en las propias demoliciones como para la valorización de los residuos de construcción y demolición en las plantas de tratamiento. En este sector, la proliferación con la crisis de los vertederos ilegales, la admisión en los vertederos actualmente operativos de material sin valorizar, los vertidos ilegales en cunetas y descampados, y la competencia desleal han influido en la reducción de las ventas de grupos móviles. Sin embargo, pese a todo esto y aunque no ha tenido el tirón que tuvo hasta el año 2007, sí se ha montado alguna planta de valorización nueva, se han obtenido varias acreditaciones de nuevos gestores para comenzar las labores con la salida de la crisis, y se ha adquirido alguna unidad para trabajos in situ, contando el apartado del reciclaje con siete unidades comercializadas es decir, el 35% del total de los equipos vendidos en España en 2016. No hay que olvidar que las canteras han entrado desde hace unos meses en el sector del reciclaje, estando preparando muchas de ellas su corta minera como vertedero de inertes; por lo tanto, en los próximos meses se verá un incremento importante de las ventas de grupos móviles para canteros pero para aplicación en valorización de RCD.

También hay que tener en cuenta las unidades de clasificación para otros sectores del reciclaje, como pueden ser los áridos de fundición, el vidrio, los neumáticos, la poda, etc., que han aportado en esta ocasión varias unidades al grupo de reciclaje, habiéndose convertido, con 7 unidades, en el segundo sector con más ventas.

Por último, se encuentra el sector de los contratistas. Se trata del tercer grupo donde más ventas se generaban en 2011; actualmente, la situación económica también les está haciendo mucho daño, como se constata en su evolución y en el año 2016, pasando de 0 unidades en 2014, 6 en 2015 y 4 en 2016. La rehabilitación de vías y carreteras, la propia construcción de carreteras, la reducción del material obtenido en trabajos de tunelización, etc., son sólo algunos ejemplos donde se han vendido unidades móviles en el pasado. La tipología de los equipos que compra este colectivo es siempre de tamaño medio, tanto de trituración como de clasificación, siendo los de trituración los que más se ajustan a sus necesidades iniciales. En el 2013 se vendieron únicamente dos unidades en el sector de los contratistas, pasando a cero unidades en el 2014, 6 en el 2015 y 4 en 2016, un dato este último bastante previsible teniendo en cuenta la mínima inversión estatal en obra pública.

GRUPOS MÓVILES DE TRITURACIÓN EN 2016

Los equipos móviles de trituración han soportado peor la caída de mercado que sus hermanos de clasificación durante la crisis. De hecho, en 2012 no se vendió ninguna unidad de trituración en ninguno de los tres sectores (minería, reciclaje y contratistas), mientras que en 2013 sólo una unidad en el sector de los contratistas se ha comercializado. En el 2011 de los 10 equipos vendidos se pasó a 0 en el 2012 y a uno en 2013, lo que supuso una caída del 100% respecto al 2012, y del 90% con respecto al 2013, unos valores por encima de la media de caída general de las ventas que tuvieron lugar en el sector de los grupos móviles. Comparativamente con la caída sufrida en el 2009, 2010 y 2011, se puede decir que hay una diferencia que empieza a ser significativa: 55,66% en el 2009, 42,55% en el 2010, 40% en el 2011 y 100% en el 2012, lo que significa que hasta el año 2011 la pendiente negativa indicaba que la caída de las ventas se había amortiguado ligeramente. Aspecto este que queda totalmente desmontado con la caída total de las ventas de equipos de trituración en 2012. En 2013, las ventas se han incrementado un 100% con respecto al año anterior, que había sido 0, pero este valor es circunstancial, pues el cómputo total de equipos sigue indicando una pérdida de ventas de grupos móviles.

En 2014 la tendencia general en la venta de equipos móviles de trituración cambió, pasando a venderse 5 unidades a lo largo de todo el año. Esto significa un incremento del 500% respecto a la unidad que se vendió en 2013. Curiosamente, todos los equipos comercializados son con molino impactor, siendo las unidades comercializadas en explotaciones mineras de tamaño mediano-pequeño (entre 5 y 40 toneladas de peso) y las unidades comercializadas en el sector del reciclaje más pequeñas (entre 5 y 30 t).

Informe Grupos Móviles 2016En 2015, se incrementó el mercado un 40%, lo que supone que se pasó de las 5 unidades del 2014 a 7 en el 2015. En lo que a tipo de maquinaria de conminución se refiere, se comercializaron 3 unidades con machacadora de mandíbulas y 4 con molino impactor. En lo que a tamaño se refiere, las machacadoras de mandíbulas, excepto una pequeña de menos de 10 t, el resto ha sido de tamaño grande, mientras que los equipos con molino impactor dos han sido de tamaño medio y otros dos de gran tamaño.

En 2016, el mercado de los grupos móviles de trituración ha vuelto a descender a 6 unidades, lo que supone una caída del 14,3%. No se ha comercializado ninguna unidad con machacadora de mandíbulas, 4 con molino impactor y dos con triturador de cono. Los impactores han sido de tamaño muy dispar, habiéndose comercializado dos unidades entre 51 y 70 t de peso. Todas los impactores han sido sobre cadenas y en el sector del reciclaje, menos unas unidad que ha sido en explotaciones mineras. Los grupos móviles con triturador de cono han sido dos, con tamaños por encima de las 30 toneladas, para los sectores de explotaciones mineras y reciclaje.

En lo referente a las ventas, todas las unidades han sido entregadas por una misma casa comercial que cuenta con diversas marcas, excepto una unidad que ha sido vendida por un segundo importador.

GRUPOS MÓVILES DE CLASIFICACIÓN EN 2016

El apartado de grupos de clasificación tuvo también una caída en 2013 inferior a la del ejercicio anterior y por encima de la media total. Concretamente, descendió el 53,1% respecto a las ventas del año anterior, que como puede observarse es un valor menos bajo que el 68,57% de caída total de grupos móviles en 2012 y más bajo que el 45,45% del 2013. En el año 2012 la caída fue del 13,8%, que fue muy inferior al 35,18% de media que cayó el sector de los grupos móviles en 2011, mientras que en el 2013 due del 53,1%. Estos datos indican que, como venía pasando en los ejercicios anteriores, la división de clasificación ha soportado mejor la crisis, quedando corroborado en este año 2012 y 2013, en el que se vendieron 0 y 1 equipo de trituración respectivamente.

Si se comparan estos datos con los obtenidos en los ejercicios 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, se aprecia que los equipos de clasificación han disminuido la pendiente descendente hasta el año 2012. Han pasado de una caída del 49,46% del 2009, a una del 38,3% en el 2010, a una del 13,8% en el 2011, para incrementarse de nuevo al 44% en el 2012 y seguir en el 53,1% de caída en el 2013.

En el año 2014 parece que comienza el repunte. Después de seis años seguidos de descensos en las ventas, se comercializan 8 equipos. No son muchos pero sí marcan un cambio de tendencia con respecto a los años anteriores. El mercado de equipos móviles de clasificación pasa de 5 unidades en 2013 a 8 en 2014, lo que supone un incremento del 160%.

En 2015, la división de clasificación volvió a caer, se pasó de las 8 unidades del 2014 a las 7 del 2015, lo que supuso una caída del 12,5% y, aunque no es un porcentaje muy elevado, sí que confirma que estos equipos no terminan de salir de la crisis, manteniéndose en un mercado muy plano desde el punto de inflexión alcanzado en 2013 con 5 unidades.

En 2016, el despegue parece que se produce, aunque no con muchas unidades, alcanzando los 14 equipos entregados, lo que confirma un incremento del 100% con respecto al año anterior. Habrá que esperar a los datos de 2017 para verificar si las unidades de clasificación realmente continúan con esta tendencia ascendente tan interesante.

Analizando los equipos vendidos en los últimos años, se puede apreciar un descenso muy importante de las ventas de los trómeles de clasificación. De hecho, en el ejercicio 2015, al igual que ocurrió en 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, no se vendió ninguno. Sin embargo, en 2016 se han vendido dos unidades, uno sobre ruedas y otro sobre cadenas, en el sector del reciclaje.

En el año 2013, los equipos de clasificación comercializados (5 unidades) fueron todos de precribado, no habiéndose generado ese año ninguna venta de equipos de cribado. En 2014, de las 8 unidades, 6 fueron precribadores y dos cribas, mientras que en 2015 continuó siendo superior la venta de los precribadores, con 4 equipos, frente a los 3 equipos de cribado. En 2016, al incrementarse el número de unidades vendidas, también ha variado mucho la tipología, habiéndose entregado 7 precribadores, 5 cribas y dos trómeles.

El caso de los precribadores es bastante interesante, pues ha habido años que han sido los únicos equipos de clasificación que se han vendido. Se trata de unos robustos equipos de cribado para clasificaciones primarias en el sector de las explotaciones mineras y contratistas, y para todo tipo de cribado en el sector de los RCD. En el 2010, los precribadores vendidos alcanzaron sólo el 45% mientras que las cribas convencionales el 55%, lo que demuestra la importante evolución que han tenido estos equipos, pasando del 45% al 80%, en el 2011, del 80% al 90,9% en 2012 y al 100% en 2013. A partir de este año comienza a descender, al 75% en 2014 y al 57,1% en 2015, mientras que en 2016 se incrementa al 50%.

Los precribadores han ganado cuota de mercado desde hace casi 10 años que se lanzó el primer modelo. Desde entonces, estos equipos, sobre cadenas únicamente, han irrumpido en los tres sectores de una forma muy contundente, siendo el sector del reciclaje el que más partido ha sacado a estas unidades hasta el año 2015. De hecho, en 2014, de los seis precribadores comercializados, cuatro eran para el sector del reciclaje, valor que se mantuvo en 2015 con 4 de los 7 equipos de clasificación vendidos. En 2016 el tema ha cambiado de forma importante en los precribadores: han sido 3 unidades para explotaciones mineras, 3 para contratistas y 1 para reciclaje.

En el sector de las cribas en 2016, 4 han sido para el sector de las explotaciones mineras y 1 para contratistas, mientras que los trómeles han ido los dos para el sector del reciclaje.

Como viene siendo habitual en los últimos ejercicios, las ventas han estado también muy atomizadas en este 2016. Concretamente, las ventas se han realizado por cinco casas comerciales que han vendido las 14 unidades, destacando un fabricante con cinco equipos, otro con cuatro y otro con tres.

Informe Grupos Móviles 2016

VENTAS POR TIPO DE CLIENTE

Los datos obtenidos en este estudio y la tendencia de mercado observada durante todo el ejercicio 2016 han permitido la elaboración de un apartado enfocado a las ventas por el tipo de cliente. Así, de los 20 equipos móviles comercializados en España en 2016 se puede decir que las ventas se han repartido de una forma bastante desigual. El 45% (9 unidades) ha sido en el sector de las instalaciones mineras, mientras que otro 35% (7 unidades) en el del reciclaje. En este ejercicio los contratistas han sido los que menos unidades han adquirido, 4 en concreto, lo que supone un 20% del total.

En el apartado de trituración, cuatro unidades han sido con molino impactor y dos con triturador de cono. Los equipos con molino impactor han ido todos al sector del reciclaje, excepto uno que ha ido al sector de las explotaciones mineras, mientras que los conos uno a reciclaje y el otro a explotaciones mineras.

En el sector del cribado, 7 equipos han sido precribas, 5 cribas y, por primera vez desde hace varios años, 2 reciclaje. Las primeras han ido 3 a explotaciones mineras, 3 a contratistas y 1 a reciclaje. En el apartado de las cribas, 5 unidades, cuatro de ellas se han vendido en el sector de la minería (80 %) y la quinta unidad en el sector de los contratistas (20%). Por último, los dos trómeles, uno sobre ruedas y el otro sobre cadenas, se han vendido en el sector del reciclaje.

La situación actual de mercado hasta el 2013, tras seis años consecutivos de caídas muy fuertes, daba lugar a pensar que todavía no se había tocado fondo. Sin embargo, el incremento de más del 216% en 2014, de un 7,7% en 2015 y de un 42,85% en 2016 parece indicar que las cosas pueden estar cambiando definitivamente. Estos porcentajes, sobre todo el del 2014, parecen elevados, pero cuantitativamente no se han vendido más que 20 máquinas en 2016 respecto a las 6 del 2013, las 13 de 2014 y las 14 de 2015. Pese a ello, es un incremento en las ventas que no se veía desde hace muchos años. Estos datos permiten pensar que quizá la tendencia haya cambiado, siendo el periodo 2013-2014 el punto de inflexión. Esperemos que así sea, y que las ventas continúen su tendencia positiva (aunque lo ocurrido en 2016 hace pensar que el mercado se ha estabilizado) y que podamos en breve seguir pensando en positivo teniendo como meta siempre las 417 unidades que se vendieron en el 2007.

Nota: puede acceder a todas las imágenes y los cuadros de este Informe desde la propia revista online: Rocas y Minerales 540

suscribir cabecerarocasminerales revista

suscribir reciclaje revista

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Aviso Legal sobre el uso de cookies

Las cookies son ficheros enviados a un navegador por medio de un servidor web para registrar algunas actividades del usuario en el sitio web. Las cookies que empleamos cuando visita este sitio web no le reconocen personalmente ni afectan a su dispositivo de ningún modo.

Las cookies nos permiten varias funciones que nos ayudan tanto a nosotros como a los usuarios:

Análisis: de forma anónima conocemos que páginas se visitan dentro de la web, cuantos usuarios lo visitan, de dónde vienen, el tiempo de cada visita,... Estos datos son muy importantes para que podamos mejorar.
Control de Sesión: nos permite recordar sus sesiones para que no se tenga que darse de alta cada vez que accede al uso de la web. También permite que se puedan realizar compras “online”.
Publicidad: nos permite conocer datos sobre las veces que se pulsan los banners, y otros datos relevantes sobre los anuncios. Siempre son datos anónimos.

Para activar/desactivar las cookies tendrá que hacerlo a través de su navegador de Internet.
Dependiendo del navegador se realizará de un modo diferente, no obstante, en la mayoría de los casos se encuentra dentro de la sección de Herramientas / Privacidad.

Aviso Legal

Aviso Legal | Mapa Web | Contacto | Web propiedad de Fueyo Editores